Nigro Notaro Viajes

Santiago de Compostela, la meta final

Responsive image

Santiago de Compostela, conocida mundialmente por su “camino” hacia el Santo

 


 Aunque Santiago de Compostela es conocida mundialmente por su “camino” hacia el Santo, lo cierto es que tanto si vas haciendo ese camino, como si visitas la ciudad por el placer de contemplarla, existen multitud de conjuntos monumentales para ver en esta milenaria ciudad. De entrada su casco antiguo fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, además de destacados galardones como el Premio Ciudades Patrimonio otorgado a la Oficina de Rehabilitación de Santiago por su continua intervención en el casco histórico de la ciudad.
 
Lo ideal es planificar bien la estancia antes de llegar a la capital de Galicia, encontrar un hotel en Santiago de Compostela, vestir ropa cómoda y no olvidar la cámara de fotos.
 
Una buena idea para comenzar nuestra jornada turística por Santiago es dar un buen paseo por las calles y plazas del casco histórico, ver la Plaza de las Platerías donde se encuentra la Fuente de los Caballos, a escasos metros de la Catedral de Santiago, donde diariamente a las doce en punto podemos asistir a la Misa del Peregrino y ver el vuelo de su famoso Botafumeiro.
 
Al salir de la Catedral nos encontraremos con su famosa Plaza del Obradoiro enmarcada por otros tres edificios. Al oeste el Palacio de Raxoi, donde se encuentra el Ayuntamiento de la Ciudad, al sur el Colegio de San Jerónimo y al norte el Hostal de los Reyes Católicos, antiguo hospital de peregrinos y actualmente uno de los más bonitos paradores nacionales de España.
 
Una buena opción también es adquirir un plano de la ciudad en la Oficina de Turismo o visitar la página oficial de Turismo de Santiago de Compostela, donde hallaremos infinidad de lugares de interés, como el Parque de la Alameda, el Mercado de Abastos, la Plaza de la Quintana, el Palacio de Fonseca, la Colegiata do Sar, el Parque de Santo Domingo de Bonaval, el Museo catedralicio, el Museo de las Peregrinaciones, el Centro Galego de Arte Contemporáneo o el Monte do Gozo.
 
Para el final dejamos la multitud de bares y restaurantes, donde se pueden degustar los platos más ricos de la gastronomía gallega, y las típicas tiendas donde encontraremos cientos de recuerdos para no olvidarnos de esta hermosa ciudad. 
 
 


TodoParaViajar.com