Nigro Notaro Viajes

Bangladesh, el destino por conocer

Responsive image

Es un territorio difícil pero con valioso patrimonio arquitectónico y cultural, y hermosas playas.

Los enfrentamientos civiles y los gobiernos militares marcaron el ritmo de los días en el país asiático nacido a fines del siglo XX. Sus características son prácticamente desconocidas para el turismo, que no deja de ofrecer una oportunidad de desarrollo.
 


Vecino de India y Myanmar, Bangladesh no tiene una tradición turística. Su pasado turbulento, los gobiernos dictatoriales, la pobreza endémica, incidieron en el escaso desarrollo de la actividad receptiva. Como si eso fuera poco, en 2004 también se vio afectado por el tsunami que castigó a varios países asiáticos. Algunas zonas del país, incluso, conviven con los enfrentamientos internos que derivan en amenazas y atentados en lugares públicos como mercados o plazas.Bangladesh
 
Es uno de los estados que tiene mayor densidad de población en todo el globo. Sus habitantes tienen una cotidianeidad afectada por fuertes problemas estructurales. La falta de agua potable, los frecuentes cortes de energía eléctrica, las dificultades de acceso a la educación, y la mano de obra que los mantiene sumidos en una economía de subsistencia.
 
El delta del Ganges- Brahmaputra es uno de los más grandes del planeta, y es uno de los sellos distintivos de Bangladesh. Su llanura sufre el desborde de los ríos, sobre todo en el verano, que es la época de lluvias. El suelo es perfectamente apto para los cultivos de arroz, que están en la base de su economía.
 
La mayoría de la población profesa la religión musulmana, mientras que los hindúes, budistas y cristianos conforman la minoría. El idioma oficial es el bengalí, aunque también se habla inglés y otros dialectos propios. Si se piensa visitar el país, y particularmente algún sitio religioso, conviene tener en cuenta la vestimenta, especialmente en el caso de las mujeres quienes deben vestir faldas largas o pantalones y evitar prendas que puedan ser consideradas inapropiadas.
 
La ciudad capital, Dacca, es la urbe principal, la más poblada y la más visitada.  Alrededor de 14 millones de habitantes conviven en su ámbito, lo que la convierte en una de las ciudades más pobladas del mundo. Caótica y muy contaminada, el tránsito es una postal de confusión. Los rickshaws, dominan las calles. Son vehículos a base de bicicletas que funcionan como si fueran taxis y que resultan más eficientes para desplazarse por la ciudad.
 
Entre los sitios de interés que pueden encontrarse en la capital están el Ahsan Manzil, también llamado Palacio Rosa. Fue la residencia oficial de la familia Nawab que reinó en Dacca desde mediados del siglo XIX a mediados del siglo XX. Es una construcción de 1872 que alberga al Museo Nacional.  La calle Shankharia-Bazar es ideal para visitar las casas de artesanos. Los recuerdos más típicos que pueden obtenerse son las perlas rosas, joyería realizada en cristal y nácar, telares, sedas, tejidas, piezas realizadas en bambú, madera, cuero y mimbre.
 
En el casco histórico se encuentra el Fuerte de Lalbagh, un palacio que es a la vez una fortaleza mandada a construir por el Príncipe Muhammad Azam, en 1678, a orillas del río Buriganga. El edificio es imponente, ocupa una superficie de 7 hectáreas donde conviven un mausoleo, una mezquita y amplios jardines. En su interior se visita un museo con piezas que dan cuenta de su historia.
 
La Mezquita Baitul Mukarram es una de las más grandes del mundo, llegando a albergar hasta 40 mil personas. Construida en 1968, en su arquitectura se mezclan los estilos mongol y moderno. También se destacan el edificio del parlamento, conocido como Jatiyo Sangsad Bhaban. Entre los espacios públicos, el Jardín de Baldha es un paseo que permite conocer diversas especies botánicas, entre las que resaltan las orquídeas y camelias.  
 
Las Ruinas del Monasterio Budista de Somapura Mahvira, fue un importante y destacado centro intelectual durante el siglo XII. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985, es otro de los sitios que merecen ser visitados.Fuerte de Lalbagh
 
En el sudeste del país, el Parque Nacional de Sundarbans se pueden visitar los bosques de  manglares que tienen características superlativas que hacen que se destaquen mundialmente.  Es el hábitat del tigre de bengala,  que además de estar protegido, está considerado como un símbolo nacional. La visita se debe realizar con permiso de la oficina forestal de Khulna y guía obligatorio.
 
Otros sitios a visitar son las playas de  Cox´s Bazar, entre las que sobresale Inani Beach, considerada la más larga y ancha del mundo. Este es un atractivo que las mujeres disfrutan vestidas ya que los bengalíes no están habituados a ver a las damas en traje de baño.

 
 
La infraestructura hotelera cuenta con algunos alojamientos cinco estrellas en las ciudades de Dacca, Chittagong (la segunda ciudad más importante del país) y Cox´s Bazar –reconocida por sus playas-. Los restaurantes ofrecen platos típicos a base de arroz, y carne de ternera, cordero, pollo o pescado, mientras que las bebidas alcohólicas están restringidas.
 
Bangladesh tiene una rica oferta cultural que se manifiesta a través de las danzas tradicionales, el teatro y los festivales religiosos. Conocer sus costumbres, descubrir su patrimonio arquitectónico, natural, histórico y cultural, es una aventura que no muchos se animan a concretar. Sin embargo, es la base para que la actividad turística se pueda desarrollar.
 


Verónica Luna para TodoParaViajar.com